sábado, abril 13, 2024

Cuán grave es la crisis económica y energética que vive Cuba

Leer más...

La isla vive una contracción económica que afecta la producción de alimentos, la disponibilidad de medicinas y va acompañada también de una altísima inflación de 3 dígitos.

También hay una emigración masiva y protestas sociales, como las que se registraron el pasado fin de semana.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, reconoció en su cuenta de Twitter que «varias personas han expresado su inconformidad con la situación del servicio eléctrico y la distribución de alimentos», pero acusó a los enemigos de la Revolución de intentar aprovechar este contexto con fines desestabilizadores.

«En medio de un bloqueo que pretende asfixiarnos, seguiremos trabajando en paz para salir de esta situación», añadió Díaz-Canel.

  • Pobreza «alarmante»

El experto cree que en la coyuntura actual, aquellos sectores de la sociedad cubana que reciben remesas o están conectados con el incipiente sector privado pueden estar lidiando con la crisis de una mejor manera que otros grupos.

“Los pensionados y los asalariados del Estado que dependen de un ingreso fijo en pesos cubanos que no se ha ajustado a la inflación… no hay datos oficiales, pero yo creo que ahí las cifras de pobreza son alarmantes. Sobre todo en este sector de jubilados, cuya situación se ve agravada por el envejecimiento de la población. Ahí hay una situación muy complicada”, afirma.

Un carro en La Habana

FUENTE DE LA IMAGEN,EPA-EFE/REX/SHUTTERSTOCK

“No hay pan, leche ni agua”: Cubanos narran pesadilla que viven por escasez de alimentos

Un día normal en el centro de La Habana

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Migración masiva

“Hay muchos menos centrales azucareros, mucha menos industria manufacturera, menos agricultura y ganadería, por ejemplo. Hay más hoteles y aeropuertos y algunos de ellos son más modernos que los que había en los años 80, pero el balance en términos de infraestructura no es favorable”, señala.

El experto indica que en estas tres décadas, la isla ha perdido mucho capital humano debido a la emigración y al envejecimiento de la población.

Una mujer con la bandera de Cuba en Miami.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Pero, además, asegura que se ha reducido el apoyo material que las personas pueden recibir del Estado, no solamente en términos de, por ejemplo, los medicamentos que pueden estar disponibles en un hospital, sino también en términos de los productos básicos que la gente recibe a través de la libreta de abastecimiento, sistema creado para controlar la distribución de ciertos productos básicos para la población.

Se han reducido al mínimo los productos que dan por la libreta de abastecimiento. Los productos no llegan a las bodegas. Y a veces cuando llegan, lo hacen con meses de retraso”, señala.

En la visión de Torres, todos estos problemas resultan agravados por el hecho de que debido al aumento de la desigualdad, que hace que algunos sectores de la isla sean muy vulnerables a la crisis.

¿Una crisis más grave?

“A pesar de que el gobierno no difunde cifras oficiales al respecto, se sabe que los niveles de desigualdad eran muy altos ya para 2019. Eso quiere decir que un grupo importante de la población llega a esta crisis actual con niveles de vida muy deteriorados, con carencias importantes en términos de vivienda y de acceso a servicios sociales. Entonces, llegan con mucha desventaja y esta crisis que las golpea duramente. Y no tienen ya ningún tipo de recurso o de reserva para enfrentar esta situación”, afirma.

Al igual que el periodo especial, cuyo disparador fue la caída de la Unión Soviética y del bloque comunista -con la que Cuba perdió la mayor parte de su mercado exterior así como jugosos subsidios-, la crisis actual también se vio alimentada por factores externos.

Entre estos, los expertos citan la debacle de la economía de Venezuela -que durante el gobierno de Hugo Chávez se convirtió en el primer socio comercial de La Habana-,

A estos elementos hay que sumar lo que los economistas consideran como errores en las políticas internas, entre los cuales incluyen la reciente “reordenación monetaria” (un fallido intento por unificar el tipo de cambio), así como -en general- un conjunto de reformas económicas parciales e incompletas como -según señala Pavel Vidal- la iniciativa del exmandatario Raúl Castro de entregar a los agricultores en usufructo las tierras improductivas.

“El usufructo no le da al campesino la seguridad que necesita porque no tiene la propiedad de la tierra. Tienen millones de limitaciones para, por ejemplo, hacer construcciones en esa tierra y, además, la compra forzada por parte del Estado de una parte importante de la producción a precios ridículos hace que la actividad agropecuaria no sea financieramente viable”, apunta.

Agricultores en Cuba

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

La suma de todos estos elementos lleva a que la crisis actual sea “mucho peor” , según dice a BBC Mundo Emilio Morales, presidente del Havana Consulting Group y vicepresidente del centro de estudios Cuba siglo XXI.

“Es una crisis mucho peor, más profunda. Han pasado ya más de 30 años desde el periodo especial. Aquella era una crisis más económica que política y social, y para salir de ella el gobierno tuvo que hacer algún ajuste, como permitir las remesas, la inversión extranjera, el turismo. Abrirse muy limitadamente al sector privado en aquel entonces. Todas esas medidas existen, están implementadas desde hace 30 años y el país se está cayendo a pedazos”, sostiene.

Una crisis multisistémica

“30 años después, esto se ha convertido en una crisis multisistémica. Es una crisis política, social, sanitaria, económica. Y todos esos factores de forma conjunta han generado esta tormenta que ahora mismo tú la ves en esta explosión social que está ocurriendo en diferentes lugares del país”, agrega en referencia a las protestas que se registraron en la isla el pasado 17 de marzo.

Torres, Vidal y Morales coinciden en señalar que el problema de fondo es un modelo económico que “no funciona”.

“Ellos siguen diciendo que la empresa estatal socialista es el principal actor de la economía cubana, pero es justamente la empresa estatal socialista la que no ha podido ofrecer ni electricidad ni comida a los cubanos”, apunta.

«Hartos y cansados»

Explica que junto a las exigencias de «electricidad y alimentos», y los gritos de «libertad» y «Patria y Vida» –que se hicieron populares durante una ola previa de protestas antigubernamentales que se extendieron por toda la isla en julio de 2021–, muchos manifestantes en Santiago de Cuba también gritaron a los funcionarios del Partido Comunista que intentaron razonar con ellos «no queremos más muela».

“Esto indica claramente que muchos cubanos están hartos y cansados de la propensión del gobierno a culpar siempre al embargo económico estadounidense de todos los males del país”, dice Fletcher.

“Los cubanos están clamando por soluciones internas y cambios por parte de su gobierno interno, no más retórica incendiaria dirigida al otro lado del mar contra el viejo enemigo «imperialista», concluye.

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Honduras

Este lunes nuevos precios de los combustibles en Honduras

Tegucigalpa. La Secretaría de Energía informó este viernes los nuevos precios de los combustibles en Honduras a partir del lunes 15 de abril a...
- Advertisement -spot_img

Más Noticias

- Advertisement -spot_img