Curioso e Increíble Economía Educación La nota roja

El transporte público se ha convertido en foco de infección del COVID-19.

Cobradores y pasajeros de algunas rutas del transporte urbano no le dan importancia al buen uso de las mascarillas y los portan en la barbilla, expuestos al contagio del COVID-19.

Como si les estorbara la vida, muchos cobradores de buses se bajan la mascarilla, dejándose descubiertas la boca y la nariz, para decirles «¡córrase, córrase!» a los pasajeros, que también viajan con la cara desprotegida.

Mientras los pasajeros se suben a las unidades de transporte sin su mascarilla, ni cobradores y menos los motoristas les hacen un llamado de atención, por lo que algunos buses se han convertido en focos de infección del COVID-19.