Un equipo de espeleólogos de Omán descendieron al legendario pozo de Barhout de Yemen, conocido como ‘el pozo del infierno’ y que causa temor en los lugareños por ser considerado una prisión para demonios.

El agujero es redondo y oscuro de 30 metros de ancho sirve como entrada a una cueva de unos 112 metros.

De acuerdo con el portal, La Noticia, los espeleólogos encontraron en el pozo serpientes, animales muertos y perlas de las cavernas grises y verdes formadas por gotas de agua.

«Había serpientes, pero no te hacen nada si no las molestas», declaró Mohamed al Kindi, profesor de Geología en la universidad alemana de tecnología de Omán.

«Entramos en el pozo. Llegamos a más de 50-60 metros de profundidad y sentí cosas extrañas en el interior», explicó Salah Babhair, director general de la autoridad local que se encarga del estudio geológico y los recursos minerales.

Leyenda

Según leyendas al interior de la cueva habitan espíritus malignos conocidos como ‘djinns’, por lo que la mayoría de los habitantes de la zona evitan pasar cerca del agujero e incluso hablar de él, por miedo a que les traiga mala suerte.