Esta podría ser ocasionada por un virus que lleva más de 30,000 años congelado, explicó Jean-Michel Claverie, genetista en la Universidad de Aix-Marsella, según reporte del diario Antena 3 de España.

El virus en cuestión es conocido como ‘virus zombie’ o Pithovirus sibericum. Este ‘virus zombie’ ha sido descubierto por los investigadores de dicho laboratorio en una capa de permafrost siberiano ubicada en la zona noroeste de Siberia.

La viróloga Marion Koopmans defendió en ‘The Guardian’ que «no sabemos qué virus hay en el permafrost, pero creo que existe un riesgo real de que haya uno capaz de desencadenar un brote de enfermedad, por ejemplo una forma antigua de polio. Tenemos que asumir que algo así podría suceder», advirtió.

Según indica Claverie, los microbios presentes en el Ártico podrían ocasionar esta situación debido al calentamiento global.

Además, el aumento de la actividad y de la presencia de barcos en la zona aceleran el proceso de descongelación y deshielo.

Si continúa el proceso de descongelación, hay probabilidades de que estos virus y otros queden libres y terminen desencadenando nuevas enfermedades.

Virus aislado

Sin embargo, el grupo de científicos que ha descubierto este virus ya ha aislado las cepas del microbio para evitar la posibilidad de que provoque una nueva pandemia a nivel global.

«Por el momento, los análisis de las amenazas pandémicas se centran en enfermedades que podrían surgir en las regiones del sur y luego extenderse al norte», aseguró Claverie.

De igual forma, afirmó que hay virus -en el Ártico- que tienen el potencial de infectar a los humanos y provocar un nuevo brote de una enfermedad.

Pero no solo se han aislado las cepas, sino que también se ha planificado una red de vigilancia en la zona del Ártico, donde fue hallado el virus; para intentar identificar la posible enfermedad y poder tratar a las personas que puedan infectarse, puntualizó.