Según el Feng Shui, una antigua filosofía china centrada en promover el bienestar y la armonía en los espacios habitacionales, se desaconseja firmemente la presencia de un televisor en un cuarto debido a su impacto negativo.

Además, señala que ver televisión en horas de la noche es poco sano debido a que aumentan la actividad del cerebro en un momento que debería ser de reposo.

Para esta práctica, según recoge el medio argentino Infobae, los aparatos electrónicos como celulares y computadoras, además del propio televisor, absorben la energía de la persona y obstaculizan un descanso adecuado, impactando negativamente en su estado anímico y calidad de vida.

La disciplina del Feng Shui propone que para facilitar un ambiente óptimo para el descanso y la recuperación, los dispositivos tecnológicos deberían ser ubicados fuera de los dormitorios.

Además, sugiere que el lugar ideal para estos aparatos es un espacio amplio y bien ventilado, preferiblemente cercano a una ventana; lo cual contribuiría a la eliminación de las energías negativas y a la atracción de la fortuna y buena suerte.

Esta corriente filosófica no solamente enfoca sus prácticas en la ubicación de los muebles y la tecnología en el hogar, sino que también promueve el uso de materiales y colores específicos.

Esto último, para transformar cualquier ambiente en un lugar más positivo. Se basa en la creencia de que un entorno armonioso es fundamental para el bienestar físico y emocional de las personas.

Opinión de expertos sobre tener un televisor en el cuarto

Para el Instituto Europeo del Sueño, no es recomendable ver televisión antes de acostarse y aunque no hay ningún peligro en tener el aparato en la habitación, el tenerlo allí incentiva a que se realice esta actividad, especialmente en aquellos momentos en los que el usuario solo quiere relajarse.

Ver TV a oscuras hace que las pupilas se dilaten dejando que entre más luz y esto genera que el cerebro responda con más inquietud antes de irse a dormir.

De hecho, resplandor de la pantalla y el ruido proveniente del televisor aumentan la actividad neuronal en un momento que debería ser de reposo.

Según el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos se altera el ciclo natural de cambios físicos, mentales y de comportamiento que experimenta el cuerpo en un periodo de 24 horas. A causa de los estímulos, el cerebro no percibe correctamente cuándo es de día o de noche.