sábado, abril 20, 2024

Cuba y Venezuela: ¡Un espejo para Honduras!

Leer más...

Por: Óscar Lanza Rosales

América Latina se encuentra en una etapa de gran polarización entre gobiernos de izquierda y derecha, donde las acusaciones mutuas y las declaraciones virulentas de los mandatarios están socavando los principios de las relaciones internacionales y la diplomacia entre países. Sin embargo, lo que deseo abordar hoy es la situación en Cuba y Venezuela, países que nuestra presidenta Xiomara Castro defiende fervientemente en los foros internacionales, citando el embargo comercial impuesto por Estados Unidos como la causa principal de sus crisis y proponiendo sus modelos de desarrollo como ejemplos a seguir bajo su pregonado Socialismo Democrático en Honduras.

En Cuba, con 65 años de dictadura, una ola de protestas masivas ha estallado el pasado 17 de marzo, debido principalmente a la escasez de alimentos básicos como el pan y la leche, y los frecuentes cortes de electricidad, hasta de 10 horas y de manera imprevisible. La situación ha empeorado en los últimos tres años, y ha llevado a ciudadanos de diferentes provincias, incluyendo Santiago de Cuba, Matanzas y Artemisa, a tomar las calles en demanda de mejoras en la provisión de servicios básicos y en medio de un llamado a la “libertad”.

A pesar de los intentos del gobierno por limitar la comunicación, cortando los servicios de internet e intentando controlar la situación, las protestas han sido ampliamente difundidas a través de las redes sociales, con pobladores coreando como consigna “Patria y Vida”, un símbolo de las protestas anteriores. Las manifestaciones, las más grandes desde julio de 2021, han reflejado un creciente malestar entre la población debido a la difícil situación económica.

El presidente Miguel Díaz-Canel ha reconocido el descontento de la población con la situación del servicio eléctrico y la distribución de alimentos, aunque ha denunciado la influencia de “enemigos de la Revolución” con fines desestabilizadores. La crisis económica en Cuba se ha profundizado debido a la pandemia, la caída del turismo y el embargo estadounidense, junto con las malas decisiones del gobierno, incluyendo casos de corrupción. La falta de combustible debido a la retirada de la ayuda de sus socios, como México y Venezuela, ha contribuido aún más a empeorar la situación, sin una solución inmediata a la vista.

Venezuela por su parte, con 25 años de dictadura chavista que, ha sido un fracaso para darle bienestar a su pueblo, no le ha dado la oportunidad a la oposición que le dispute el poder en elecciones libres, y ha utilizado toda clase de patrañas y fraudes para limitar su participación.

Esta vez, el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, ha impuesto grandes obstáculos para limitar la participación de la oposición en el próximo proceso electoral. Esto se ha evidenciado a través de la inhabilitación selectiva de candidatos opositores y la invalidación de partidos políticos opositores por parte del Consejo Nacional Electoral, controlado por el gobierno.

Para las elecciones presidenciales de julio de 2024, María Corina Machado, una destacada figura de la oposición, fue inhabilitada por el chavismo, lo que llevó a considerar alternativas como Manuel Rosales, Eduardo Fernández, y la última opción propuesta por la misma excandidata Machado, Corina Yoris, una respetada docente universitaria de 80 años. Sin embargo, el régimen de Maduro obstruyó su inscripción en el proceso electoral, lo que ha generado críticas a nivel nacional e internacional, incluyendo al presidente brasileño Lula, y el presidente francés, Macron, que, a pesar de sus divergencias en otros temas, han elevado el tono sobre Venezuela al calificar como “grave” el veto de la candidata Corina Yoris, designada por Machado. Lula ha sugerido que Maduro debería reconsiderar la decisión y ha enfatizado en la importancia de elecciones democráticas. Macron también ha condenado las maniobras de Maduro para depurar las listas electorales de opositores y ha instado a reconstruir el marco electoral.

A pesar de estos obstáculos, han surgido a      última hora, candidatos como Enrique Márquez que continúan defendiendo la vía electoral como medio para sacar al país de la crisis. Márquez aboga por una política de paz y reconciliación en lugar de la confrontación, buscando aglutinar a la oposición y presentarse como una solución posconflicto para Venezuela, ofreciendo amnistía a jerarcas chavistas y buscando desvincularse de la polarización política excesiva.

Así que Honduras, con las vivencias actuales de Cuba y Venezuela, tenemos un ejemplo, a lo que podemos llegar los hondureños con el pretendido modelo socialismo democrático, si en estos momentos la oposición no actúa de manera inteligente, unida y pensando solamente en el bienestar del pueblo hondureño y en la continuidad y perfeccionamiento de su proceso democrático.

olanza15@hotmail.com

 

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Honduras

La busca de empleo sigue siendo “un desafío” para los hondureños.

La problemática del desempleo en Honduras sigue siendo complicada para muchas personas. El gerente de Política Económica (Cohep), Santiago Herrera,...
- Advertisement -spot_img

Más Noticias

- Advertisement -spot_img