lunes, marzo 4, 2024

Tortuoso comienzo de año

Leer más...

Por: Marcio Enrique Sierra Mejía

Las señales políticas para el 2024, no son esperanzadoras, porque las fuerzas socialistas siguen empeñadas en continuar el patrón erróneo de conducir la nación de la manera conflictiva, autoritaria, irreverente y tirana, a fin de imponer, el interés político particular. Por la otra parte, las fuerzas democráticas antisocialistas, han caído en el fraccionamiento agudo y no demuestra apertura inteligente, para conciliar intereses políticos comunes y dar una lucha política integrada. Pareciera que cierta fuerza liberal, se resiste al llamado a la integración política con la derecha, prefiriendo negociar cuotas de poder a cambio del apoyo electoral. Erróneamente, Yani Rosental, conduce una fracción del Partido Liberal, hacia el fortalecimiento de diálogos de conciliación política con el coordinador del Partido Libre, provocando el recrudecimiento del antagonismo político. Asimismo, del lado de los nacionalistas, el oficialismo heredado de la escuela política Juan Orlandista, sigue empeñada en mantener el patrón de mando centralizado y excluyente, sin dar lugar a la renovación y la democratización del Partido Nacional, o sea, a la apertura democrática apropiada para integrar las fuerzas internas que han generado las precandidaturas presidenciables y las fuerzas de bases independientes.

No se ven posibilidades de apertura política para lograr acuerdos que permitan el diálogo nacional, conducente a la estabilización del proceso que, facilite de esa manera, una conducción política más apropiada, para transitar a una nueva modalidad de Estado y sociedad que beneficie a todos. Los socialistas han radicalizado sus posturas e igualmente los demócratas no socialistas.

Hoy en día, el oficialismo refundacional que controla el coordinador del Partido Libre, aumenta la persecución política y el sectarismo político en las instituciones públicas, asimismo, el Poder Ejecutivo, utiliza la presión de los colectivos izquierdistas, para desatar cierta modalidad de terror político, a fin de intimidar a la ciudadanía al aumentar los despidos de funcionarios públicos y los hechos de violación de derechos humanos, que al final los sufren los más pobres de la sociedad.

La intromisión del Poder Ejecutivo en el Poder Legislativo, ha sobrepasado los límites de la legalidad y obliga a los diputados de la oposición, a seguir las disposiciones que da el coordinador del Partido Libre. Sin importarles, las normas constitucionales y menos las violaciones al Estado de derecho. Utilizando el mecanismo del soborno político, para conseguir amilanar las posturas antisocialistas. Hechos como el nombramiento de 22 miembros en la junta directiva, bajo el mando del mismo presidente, Luis Redondo, que mantiene tal posicionamiento ilegalmente o el empecinamiento en sostener el nombramiento irregular o anticonstitucional, de los fiscales de esa manera, demuestran el contexto de mala gobernanza con que iniciamos el 2024. Y para mayores consecuencias negativas, las proyecciones económicas no son halagadoras y no se esperan cambios que logren despauperizar el desarrollo nacional. Vamos a seguir el camino sin mejoras significativas en las tasas de crecimiento que andarán de 3 a 4%, sin lograr el crecimiento sostenido con tasas mayores necesarias para impulsar el desarrollo y reducir la pobreza.

mesm1952@yahoo.es

 

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Honduras

Impunidad: Policía responsable de muerte de Keyla Martínez quedaría en libertad

Organizaciones defensoras de derechos humanos se encuentran en alerta por la presunta liberación del policía acusado del crimen de...
- Advertisement -spot_img

Más Noticias

- Advertisement -spot_img