miércoles, noviembre 30, 2022

Obispo Ángel Garachana: “la cultura de la violencia avanza en Honduras”. 

Leer más...

«La violencia en nuestro país es una verdadera pandemia».

Entre muestras de tristeza y dolor ayer fue velado en misa de cuerpo presente el padre José Enrique Vásquez Cálix, ultimado de al menos seis balazos, la noche del miércoles anterior, en un sector del departamento de Yoro.

El encargado de oficiar la misa, el obispo de la Diócesis de San Pedro Sula, monseñor Ángel Garachana, durante su despedida al religioso llamado con cariño como padre “Quique”, hizo un llamado a la conciencia de los hondureños, ya que “corremos el peligro de acostumbrarnos a la violencia”, tras el asesinato con saña del padre Vásquez Cálix.

«La violencia en nuestro país es una verdadera pandemia», lamentaba Garachana, ante la presencia de decenas de feligreses que asistieron a la Catedral San Pedro Apóstol de San Pedro Sula, Cortés.

El cuerpo del sacerdote Vásquez Cálix fue encontrado la noche del miércoles en Morazán, Yoro y trasladado en carácter de desconocido a la morgue sampedrana.

Centenares de hondureños dijeron sentirse huérfanos ante la repentina y violenta muerte del sacerdote.

Ante el crimen: “Decimos Padre en tus manos encomiendo mi espíritu y está en los brazos de alguien significa vernos cuidados, protegidos, acariciados, amado Jesús en la cruz, en la cruz estaba en manos del Padre, nosotros estamos en manos del Padre y lloramos como Jesús, Padre”, reflexionó el religioso.

Garachana, señaló que en Honduras no se habían registrado crímenes de sacerdotes, tras lo sucedido en la masacre de Los Horcones, en el departamento de Olancho, Honduras, en junio de 1975.

En ese sentido, dijo que el asesinato del padre “Quique” causa más impacto, pero “lo triste que la cultura de la violencia avanza en Honduras”.

Indicó que la cultura de la violencia tristemente avanza y se ha perdido el cuidado de la vida. “Que esta muerte sea como un llamado fuerte, empezando por las autoridades del gobierno, la Policía de Investigación, la sociedad, los medios de comunicación para que fomentemos una cultura de la paz”, urgió.

Agregó que espera que pronto llegue ese día donde Honduras pueda vivir en paz. “Hoy oramos por la familia del padre Quique, que el bálsamo del consuelo llegue pronto en esta irreparable pérdida”, confió.

 

 

 

 

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Honduras

Estado de excepción en 60 colonias de Tegucigalpa y 60 de San Pedro Sula

Colonias del Distrito Central y San Pedro Sula con influencia de maras La Policía no reveló la lista de colonias,...
- Advertisement -spot_img

Más Noticias

- Advertisement -spot_img