viernes, junio 9, 2023

PERFILES: Sin vergüenza

Leer más...

Por: Carolina Alduvín

Los personeros del gobierno cada día se manejan con menor vergüenza que el anterior: a más de 15 meses de haber llegado al poder, siguen con la lloreta del golpe de Estado, cuando sabemos que eso no fue lo ocurrido en 2009, sino una sucesión constitucional, calificación asentada en los archivos de Library of Congress. En lugar de gobernar y ejecutar el amplio presupuesto que se les ha aprobado, prefieren escatimarlo ¿para qué? ¿para tener más caudales que malversar? ¿para clientelismo político entre los más necesitados? ¿para comprar votos y voluntades a favor de la execrable causa de destruir al país? Teniendo una Presidente mujer, es inconcebible que carezca del mínimo grado de vergüenza, como para permitir que, en los hospitales públicos de la capital -no los centros de salud en rincones apartados de la geografía nacional- carezcan de un insumo tan básico como el algodón, al grado de tener que extraerlo de otros productos, para procedimientos elementales de atención primaria en salud.

Relatado a los reporteros que cumplen con su deber de informar, una valiente médica, denunció la vergonzosa situación y acto seguido, el secretario de Salud, anunció despidos para administradores de hospitales, en particular del Instituto Nacional Cardiopulmonar, como debe de ser. Se espera que no sea algo solo para que salga en las noticias, este personaje fue muy crítico en el gobierno anterior y le está tocando ver que no es tan fácil lidiar con la burocracia y los intereses creados por sus estructuras. Sería bueno también, enterarnos que tales despidos fueron sin prestaciones ni opción a reintegros, porque su deber es mantener a los hospitales abastecidos con todo lo necesario, que los presupuestos se elaboran con anticipación para no llegar a situaciones de desabasto. Hay quienes opinan que se cambió a un buen médico por un no tan buen administrador, pero acciones como esta, devuelven la esperanza.

También se debe proceder contra las turbas amaestradas que impunemente se han tomado los centros de salud, queriendo forzar nombramientos para sus parciales, sin tener la preparación, capacidad o méritos para auxiliar a la población más vulnerable en busca de su derecho humano a la salud, poniendo en precario hasta la vida de los hondureños más humildes, quienes muchas veces vienen de lugares muy remotos, buscando en las cuidades grandes, la atención que no llega hasta sus comunidades, debido al pésimo sistema de salud que hemos padecido por décadas, sin que les preocupe a los políticos de oficio; así sean profesionales de la medicina que han pronunciado el juramento de Hipócrates.

Y así debería procederse en todas las ramas, instancias y niveles de la administración pública, no es justo que se privilegie la errática política exterior que, por unos yuanes más, compromete las buenas relaciones con nuestros mejores socios comerciales e hipoteca sin esperanza alguna, el futuro y la misma existencia del país, a manos de prestamistas voraces como han demostrado ser los chinos continentales, en otros países en desarrollo. No solo el derecho a la salud se sigue negando, la educación se ha convertido en adoctrinamiento en la ideología de género y culto a la personalidad de alguien que ni siquiera concluyó la secundaria. La producción de alimentos apenas se atiende y la seguridad, tanto jurídica como ciudadana, queda de lado al dejar de pagar el servicio de cámaras de vigilancia, para pichicatear lo recaudado por tasón de seguridad. Todo para beneplácito de delincuentes tanto comunes como organizados y seguir sobornando.

Por enésima vez prolongan el estado de excepción, demostrando así lo inefectivo de la medida, que no tardan en aprovechar para restringir las libertades de todos, mientras los asesinos siguen sueltos y haciendo de las suyas impunemente. Es también motivo de vergüenza que ejerciendo la primera magistratura se nomine a alguien más como “presidente eterno”, esto no es una monarquía, vivimos en una República, cuya Constitución reconoce tres poderes no subordinados entre sí, y la alternabilidad en el ejercicio del gobierno, el ordenamiento jurídico debe respetarse y no hacer mofa del mismo. Y hablando de monarquías, resulta extraño que la acomplejada gobernante haya declinado ir a tomarse fotografías al lado del nuevo rey de Inglaterra y su esposa, que se abstuviera de viajar con su secretario privado y le dieran la alternativa al menos visible de los designados. ¿Será que se los prohibió China? O ¿qué el estricto protocolo de Buckingham, la dejó más lejos que a Harry y a Andrew, los príncipes incómodos?

carolinalduvin46@gmail.com

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Honduras

Si se reduce número de diputados en Honduras la oposición sería eliminada: Yani Rosenthal

Luego que la Asamblea Legislativa del El Salvador aprobara reducir el número de diputados en el Órgano Legislativo, de...
- Advertisement -spot_img

Más Noticias

- Advertisement -spot_img